También se encuentra en : Francés

valeurs

El Liceo Francés Louis Pasteur sigue los valores y principios detallados en el Código de Educación de Francia, que comienza así:

 

“La educación es la primera prioridad nacional. […] Además de la transmisión de conocimientos, la misión de la escuela es compartir a los alumnos los valores de la República: el respeto de la igual dignidad de los seres humanos, de la libertad de consciencia y de la laicidad. Gracias a sus métodos y organización, favorece la cooperación entre los alumnos.”

 

Lugar de cultura y de conocimiento, el colegio es también un lugar institucional donde se aprende a vivir en sociedad. Preocupándose por la formación del hombre y del ciudadano del futuro, el Liceo Francés Louis Pasteur inculca en los estudiantes los derechos humanos fundamentados en principios y valores democráticos y republicanos, haciéndolos participar de la vida del plantel educativo. En él aprenden a aceptar las diferencias, convivir de manera respetuosa con los demás contra las discriminaciones y a asumir los principios de laicidad, libertad, igualdad, justicia y solidaridad. El objetivo cívico fundamental del Liceo Francés Louis Pasteur es formar hombres y ciudadanos altamente responsables y autónomos que puedan desempeñarse como agentes de cambio en la sociedad de mañana.

 

Los siguientes principios son la base de la misión del Liceo, y están descritos en el PEI:

 

“Una escuela exigente, benévola y acogedora”

 

Autonomía: es la capacidad para tomar solo y de manera independiente las decisiones tendientes a asumirse plenamente como individuo, tanto física, emocional como intelectualmente; implica integración y participación en la vida del establecimiento;

 

Compromiso: es la actitud responsable y consciente que conduce al deber hacer, y que garantiza calidad en la gestión administrativa, pedagógica y formativa;

 

Disciplina: si el carácter específico del acto pedagógico implica criterios de autoridad, que contemplen procedimientos formativos, se entiende también por disciplina los hábitos adecuados que uno mismo debe adquirir de manera responsable para un óptimo desempeño;

 

Equidad: impera en todas las relaciones interpersonales de los miembros de la comunidad educativa, propiciando igualdad de oportunidades, trato indiscriminado y reconocimiento individual;

 

Ética: se refleja en todo el quehacer educativo, asegurando así la formación de hombres y mujeres de bien, con alto sentido moral para la toma de decisiones justas y acertadas enfocadas al bien común;

 

Exigencia: es lo que permite un óptimo desempeño y mantiene el alto nivel académico que nos ha distinguido y debe caracterizar a todo sistema educativo;

 

Honestidad: es la que permite actuar con motivación correcta, criterio justo y comprometido, aceptando las falencias para remediarlas, pero rechazando a toda costa casos de fraude en los exámenes y/o trabajos.

 

Laicidad: parte de la identidad republicana, garantiza la libertad de conciencia, al proteger la libertad de creer o de no creer. Abierta, generosa y tolerante, recoge la adhesión de todas las confesiones y corrientes de pensamiento;

 

Libertad: derecho inalienable de todo ser humano, es fundamental para el desarrollo del ser en su relación con los demás; sin embargo, no puede extralimitarse atropellando la libertad del otro;

 

Respeto: se debe sentir y demostrar hacia todo miembro de la comunidad, las autoridades, las normas de convivencia, los conductos regulares y todo procedimiento necesario para el bienestar de la comunidad;

 

Solidaridad: consiste en interesarse y responder a las necesidades del otro; debe inculcarse y manifestarse en todo momento entre los miembros de la comunidad educativa, así como con el entorno que la rodea;

 

Tolerancia: es el principio que permite aceptar al otro en sus diferencias, garantizando así una sana convivencia dentro de la comunidad educativa.